Bodas Hindúes

 

Se trata de tres a cuatro días de ceremonias, donde la pareja se une para siempre por medio de un sacerdote que les da consejos, rituales para la buena suerte y todo tipo de bendiciones para el futuro.

El inicio.

La boda hindú comienza su recorrido cuando la familia de la novia recibe al novio como uno más de los suyos. Para esto, las mujeres de ambas familias se reúnen para embellecer y preparar a la futura esposa, en la fiesta del sangeet. Durante la actividad, se realiza el mehndi, tradición dedicada a adornar y aumentar la hermosura de la novia. Consiste en el arte de embellecer las extremidades de la novia con pinturas en henna. “Es una de las partes más bellas de toda la boda. Se hace por varias razones: una para embellecerla y la otra para que descanse mientras se seca la pintura. Dentro del arte, se escribe el nombre del novio. Posteriormente, él deberá encontrarlo para tener buena suerte”, explica Sylvia Chaves, organizadora de bodas con amplia experiencia en bodas hindú. Seguidamente del arte y la entretención a la novia, durante la noche se hace el recibimiento de los hombres de las familias. Ahora, todos los invitados deben entretener a los novios, pues con anterioridad se han preparado para bailar o realizan un juego de charadas.

Cada uno por separado.

El segundo día corresponde a una ceremonia privada entre cada familia, con el objetivo de preparar a los contrayentes para la vida conjunta. La novia es preparada por los adultos mayores de la familia, quienes son los encargados de darle consejos y de untarle el cuerpo con cúrcuma, una pasta para la buena suerte, endulzar el carácter y la fertilidad. Además, los hombres mayores hacen la entrega de las pulseras, que la llenarán de oro y de hermosura. Al novio lo preparan las mujeres de su familia, las que, de igual manera, le ponen cúrcuma para la buena suerte, le dan flores y lo bañan con pétalos de rosa para que él vaya con una mente abierta al matrimonio.

La ceremonia final.

Como si se tratara de crear más expectativa conforme avanzan los días, lo más importante queda para el final: la ceremonia nupcial, con una duración aproximada de dos horas. La primera tradición de este día es el bharat, que consiste en el desfile del novio desde que sale de la casa junto con su familia, pasa por la novia y todo su cortejo y desfilan hasta el lugar en donde se realizará la consagración religiosa. El novio puede ir montado en elefante o en un caballo, con el niño menor de su familia alzado en brazos.

Desde que ponen un pie en la calle para iniciar el desfile, la característica principal es la música que suena en todo momento, pues los acompañantes van tocando tambores, bailando y haciendo algún tipo de ruido para la buena suerte. La novia tiene, por su parte, la opción de ir alzada, pues está bendecida y sus pies no deberían tocar el piso. Ella no camina con su papá como una boda occidental, sino que es entregada por las mujeres de su familia o por los dos hombres mayores.

El mandapa es una arquitectura tradicional en donde se realiza cualquier tipo de ritual. Es esto lo único que el sacerdote necesita para realizar el matrimonio. Tradicionalmente está elaborado de madera y es sagrado, por lo que nadie puede poner los zapatos sobre él. En éste, están los papás de ambos novios, los festejados y el sacerdote. Es durante esta ceremonia en donde los novios deben dar las 7 vueltas al fuego. “Para nosotros, la celebración más importante y con mayor significado es haber dado, mano con mano, los siete pasos alrededor del fuego: prometerse, el uno al otro, de proveer; desarrollar la fuerza para estar juntos en los buenos y malos momentos; prosperar y dedicarnos mutuamente; ser bendecidos con hijos sanos; amar, confiar y honrar; autocontrol y longevidad; y el último paso, amistad y amor eternos”, explica Rushi. El novio, como muestra de aceptación de la novia, ata un collar de rosas blancas y rojas alrededor del cuello de ella y la rocía con un polvo color rojo, que indica que es una mujer casada.

Comida y música.

“Todo es una fiesta, desde que el muchacho llega hay mucha alegría, cantan y bailan, durante el matrimonio también. Es todo muy informal, pero muy religioso. Como tiene bastante duración, los invitados se ponen de pie, van, vienen; hemos servido helados o dulces, para que no se haga cansado”, dice Chaves, organizadora de bodas. La comida abunda durante todos los días. Debido a que las personas provenientes de la India no comen carne de res, el menú no la debe incluir. Por lo general, un menú tradicional incluye cordero, pescado, muchos vegetales, curry y los dulces típicos. Existe música especial para distintas partes de las celebraciones, por lo que la persona encargada debe tener conocimiento del procedimiento y las tradiciones que encierran una boda por la religión hinduista.